Diario de una empresa: Vendedores

Envuelto en papel higiénico y dejado en: , , ,

Aquí huele a: 

Ya está casi todo, lo único que me falta por hacer es pintar el local y poner la puerta de entrada. La trastienda es otra cosa, pero no importa. El caso es que hoy he ido a una casa de pinturas para aprender un poco antes de cambiar mi profesión temporal de albañil por la de pintor. Hacerlo tu mismo es la única opción para ahorrar un poco. El caso es que me he encontrado con uno de estos vendedores amargados y digo amargado, porque si no, no entiendo cómo maltratas verbalmente a un cliente si tu objetivo es vender.

-Hola, quería hacerte una consulta. Verás, tengo un local recién reformado y tengo que pintarlo. ¿Me puedes explicar un poco qué tienes y como hacerlo?
-Uy, pues tengo de todo, ese 18€, ese 34, ese 45...
-¿Y qué diferencia hay entre una pintura y otra?- intento sacarle la información, ya que parece que no quiere dármela.
-Buf, pues el color, la lavabilidad y la durabilidad.
-Ahá pues eso es lo que quiero que me expliques.- definitivamente no tiene ganas de hablar
-Ay, es que depende.- usando un tono casi despectivo, amargado, sin mirarme a la cara.
-Ya, vale ¿tu que me recomiendas?
-Uy pues depende. ¿No has pintado nunca o qué?
-Pues no, yo soy el propietario, no el pintor.- Ya me estoy cabreando, ¿este tío de qué va?
-Si la pared es nueva el yeso lo chupa todo y te va a costar mucho extenderla...
-Si, la pared es nueva.
-Entonces tienes que darle una imprimación antes, que endurece el yeso.
-¿Para que coja mejor la pintura después?
-Uy, pues claro. La de 18€ si alguien toca la pared mancha...- ¿Hola? Esta es la información que necesito, coño...

Odio a la gente que no quiere vender, sobretodo cuando yo si quiero comprar. Parece que tienes que sacársela con sacacorchos, en vez de poner algo de su parte y darse cuenta con un par de frases que el cliente que tiene delante no sabe del tema. Me dan ganas de no comprarle nada e irme a otro lado, porque si yo actuara de la misma forma con mis clientes, os aseguro que no volverían jamás. Ni siquiera se ha despedido de mi cuando me he ido. Le deben ir muy bien las cosas como para ir despreciando a un comprador y no entiendo cómo desaprovecha la ocasión de venderme el pack del pintor completo y hacer una buena caja en pleno mes de Agosto en mitad de la crisis.

Definitivamente hay gente que no está preparada para vender nada.

Comentarios (9)

Esste tema me saca a mí de quicio.. lo paso bastante mal con vendedores como ése. Yo tampoco entiendo que negocios llevados así puedan salir adelante, pero puede que el comprador standard sea igual de seco. Y por eso, se entienden muy bien entre ssí.

Algun vendedor así me ha tocado encontrarme y, la verdad, es para darles de collejas hasta que se nos duerma la mano ¡espabila! que están las cosas como para demostrar ese "interés" hombreya! Que si no quiere trabajar, seguro que hay muuuucha gente en el paro deseando hacerlo.

Oju! Que a gusto me he quedado.

Supongo que dependerá mucho al tipo de establecimento al que has entrado. Si es un establecimiento que vende a empresas o a autónomos, supongo que este señor no está acostumbrado a dar explicaciones técnicas sobre sus productos porque sus clientes son profesionales y tampoco el volumen de ventas de su tienda dependerá de clientes particulares como tú. Quizás de ahí su desgana o simplemente que le has pillado en un mal día. Al cliente siempre le queda la opción de "buscar un sitio donde te atiendan como dios manda". Y arrieritos somos dice el refrán.

jajaja... suele pasar, y más ahora en verano. Quieren que nos sirvamos nosotros mismos y ellos, tocarse las pelotas!

ya, a mí también me fastidia! sobre todo cuando voy con ganas de comprar y con buena actitud! no es tanto pedir que se me trate igual que trato!

Pues nada, chico, a otro sitio, yo no le compro a un tío así ni loca, madre mía, con lo que hay que mimar al público, y darle la razón algunas veces, y reirle las gracias, aunque sean idiotas, en fin...

O quizás tenía la regla, quien sabe...jejeje

El problema de que existan esos vendedores somos los propios clientes.

Si cada vez que nos encontramos con uno así ponemos una bonita hoja de reclamaciones o en su defecto tenemos una charlita con el encargado, las cosas cambiarían mucho.

Es vergonzoso que a veces parezca que le tienes que dar las gracias tu al jodido vendedor por haber pagado algo...

Todos podemos tener un mal día, hasta aquellos que se creen perfectos. No se lo tomes tan a mal.
Un beso.

Pues ya sabes toma nota de como no tratar a los clientes. Besoss

Publicar un comentario

Los comentarios están cerrados.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts with Thumbnails