Diario de una empresa: De cómo tuve que convertirme en un extorsionador para hacer justicia

Envuelto en papel higiénico y dejado en: , , , ,

Aquí huele a: 

La historia ha sido modificada por cuestiones de seguridad.

La historia comienza así. Una empresa de interiorismo me pone en contacto con una persona que se dedica a hacer persianas metálicas para comercios que a su vez me presenta a un tipo que hace motores para automatizarlas, me pasan un presupuesto al que no puedo llegar y lo rechazo. Pero resulta que un día, supuestamente de forma fortuita, me cruzo con el vendedor de motores y empezamos a hablar.

-¿Cómo llevas lo de la persiana?
-Uff, muy caro, se me va del presupuesto- le respondo
-¿Muy caro? ¿Por cuanto te lo han pasado?
-Por 5000€ todo
-No puede ser, si yo les pase presupuesto a ellos por 2000€ el motor y lo que es la reja no puede valer 3000€

Esto es lo que se llama soltar el anzuelo. Y yo piqué. Empezamos a hablar y quedamos en que me pasaría él mismo su propio presupuesto, ya que él en realidad podía hacer todo el trabajo, incluido la reja y la llave de seguridad. Por la mitad me lo iba a hacer todo. Dicho así parece evidente que algo no huele bien (muchos de vosotros estáis pensando eso, lo se), pero hay que tener en cuenta que esta persona tenia buenas referencias de los interioristas, contrastadas por mi mismo, ya que habían trabajado también en mi casa en la cocina y todo había ido como la seda y me habían diseñado los muebles del local sin ningún tipo de problema. Además, este hombre (supuestamente) era el fabricante del motor y ya sabemos todos lo que se puede hinchar el precio de un articulo, solamente por pasar de una mano a otra.

Empezamos a hablar y a concretar precios, me propuso hacerme un descuento mayor si le pagaba por adelantado. Si, si, vale, no hay que pagar nada por adelantado, yo también lo se y lo sabía en ese momento, pero cuando aprieta el presupuesto y confías en una persona, pasa lo que pasa. Mea culpa, rezaré 3 ave marias, etc, etc. En principio tardaría una semana en empezar el trabajo, todo parecía que estaba controlado, cuando empezó con retraso. Empecé a dudar de si había hecho lo correcto, pero si este hombre trabajaba con los interioristas no podía ser un cabrón. A medida de que me iba dando largas, se me iba poniendo cada vez más cara de pardillo y cada vez me iba cabreando más con él. Decidí investigarle para saber si había cometido un error muy gordo.

Lo primero que hice fue ir a la dirección donde tenía la nave donde trabajaba. Estaba aquí cerca de la ciudad, a unos 20km, pero cuando llegué allí me quedé atónito al descubrir que la calle en cuestión estaba llena de naves industriales y que ninguna utilizaba número, aunque alguien me apuntó que su nave era de las últimas de la calle y que, en teoría, era el número 8. Yo buscaba el 53. Mal rollo, decidí llamarle en plan amenaza sin contarle lo que había descubierto, pero seguía dándome largas y más largas, hasta que un día vino y me instaló el motor de la persiana. No entendí por qué lo había hecho, si era un estafador, ¿por qué instalarme algo?

Pensé que tal vez era un dejado, una persona de estas que tarda en hacer las cosas pero que finalmente las hace, tal vez existiera el número 53 de aquel pseudo-polígono caótico y yo me estaba haciendo pajas mentales, a fin de cuentas seguía cogiéndome el teléfono. Hasta que dejó de hacerlo. Un día me llamó desde la fábrica y quedó conmigo para esa misma tarde. No acudió a la cita y al día siguiente ya no cogió el teléfono. Ya era suficiente, iba a sacar toda la información que pudiera encontrar de ese tío y lo denunciaría.

Llamé a mi gestoría y les di los datos, me contestaron que el DNI que les había dado no se correspondía con el nombre. Me cagué en dios tantas veces que creo que me gané el infierno en ese mismo instante. Ni dirección, ni DNI, pero tenía un teléfono fijo. Solo un fijo. Llamé y se puso un anciano, hablando con él pude sacarle que era el padre del tipo del motor de la persiana. Curiosamente compartía nombre con el hijo. -Al menos se que su nombre es verdadero- pensé. Un nombre y un teléfono fijo, solo tenía eso, pero de ahí y de internet saqué mucho más.

A través del BOP, encontré su nombre y dos direcciones más, que también aparecía ligadas a su trabajo en diversas páginas empresariales, como por ejemplo, hotfrog. Pero fue en el BOP donde me di cuenta de que en mi presupuesto había cambiado uno de los números de su DNI. Con él aparecieron algunas deudas aquí y allí. Una muy interesante era una notificación pública de morosos de Hacienda.

En internet di con su perfil de Facebook abierto, aprendí que tenía un hijo, que formaba parte de un club de bastante prestigio en mi ciudad, que además está al otro lado de la urbe y en el que los socios se dedican a aparentar y ganar torneos a base de millones de euros. No entendí qué relación podía tener este hombre con ellos, pero rebuscando por la web del club, saqué todo tipo de fotografías, incluso di con un blog personal que escribía donde hablaba de valores humanos. Qué cabrón, a mi me estafa y se queda mi pasta y mientras tanto paga las cuotas de esta sociedad con mi dinero y se pone a hablar de valores personales... puto cabrón cínico.

Por otro lado, la mujer salvaje hizo una averiguación muy interesante, encontró en las páginas blancas del 2003 el nombre del padre, que enlazaba con el teléfono fijo que yo tenía y que aportaba la dirección física donde vivía el cabrón (a su padre se le había escapado un -se lo digo esta noche cuando venga- en una de mis llamadas camufladas para sacarle información). Al menos ya tenía un sitio donde ir a llamarle al timbre, o donde esperarle para darle una paliza. A estas alturas era lo que me salía más natural, o pagas o te reviento la cara hijo de puta. Pero claro, hay gente mucho más lista que yo y con conocidos mucho más interesantes, así que a través de una colega y la asociación con la que colabora, me puse en contacto con un abogado que se dedica a casos de maltrato domestico y protección de la mujer. No he visto dos cojones más bien plantados en mi vida.

Le llevé toda la información, le conté toda la historia y decidió montarle una trampa donde caería de cabeza, más que nada porque en un juicio no iba a sacar ni un duro. Por un lado quedé con los interioristas, les conté la movida y les dije que iban a recibir una citación judicial, ellos y todos los que estaban involucrados en esto, encargada por mi bufete de abogados, en particular un abogado penalista. A nadie le gusta recibir una citación judicial, así que empezó a correr la información (y la bronca asociada) como la pólvora, de las interioristas al montador de la persiana y éste a su vez, al estafador. Y por el otro lado, el abogado esperó unas horas desde que dejáramos puesto nuestro anzuelo y le llamó directamente.

-¿Sr. Gutierrez? Le llamo del bufete de abogados X, mi cliente .undermind ha dispuesto una denuncia y una querella criminal en contra suya.
-¿Querella también?
-Por supuesto, se ha apropiado usted de un dinero que no le pertenece. Eso se llama estafa y está penado con cárcel.

Ojalá hubiera estado para escuchar la conversación. Le amenazó con la querella criminal, pero al mismo tiempo, le dijo que hablaríamos con su hijo, que destruiríamos la vida social tan bonita que se había montado en el club más elitista de la ciudad, ya que estaba engañando no solo a mi, sino a un montón de ricachones con los que se codeaba a diario.

¡Zasca! Se acojonó como un perrillo e intentó negociar con mi abogado. Nos citó a todos en su despacho y yo expuse mis condiciones. O me devuelve toda la pasta y me quedo con el motor en concepto de daños y perjuicios, o termina el trabajo y pone a mi nombre todas las facturas de todos los fabricantes para asegurarme de que yo pueda utilizar las hojas de garantía en caso de mal funcionamiento. Desde un principio no iba a terminar el trabajo, así que tomó la decisión, después de firmar un documento de reconocimiento de deuda, de devolverme todo mi dinero y dejarme lo que ya estaba instalado. Hace unos días, depositó mi pasta en el despacho de mi abogado. GAME OVER.

¿Veis como para tratar con un cabrón hay que ser, como mínimo, un hijo de puta?

Comentarios (15)

Pedazo de jugada maestra.
Me alegra que te saliera bien, le diste una lección a ese impresentable. Seguro que es eso lo que más satisfacción te produjo, independientemente de la pasta y el motor ;)

Tengo la sensación de que esas cosas suelen pasar...

Eres un maquina.....Tu tienes que montar un despacho de detectives privados si o si.....No se si llamarte Undermind o Watson.....
No hay nada como darle al enemigo de su mismo jarabe....Bien hecho...Aunque con esto que has contado...porque no tengo nada que ocultar ni le debo nada a nadie (salvo al Banco) que si no ya estaba borrandome del Facebook...jajjaj. Un beso

Olé.

Esto te da para un guión de película américana. El título de la peli ya la tienes ;)

Enhorabuena.

A tu pregunta....Si.

Cuando escriba mi libro, alucinaras con las historias de este tipo, y lo que hay que hacer para resolverlas. Buen trabajo de investigacion, eres de los mios.

Bravo por la investigación que te has marcado, .Undermind, muerta me he quedado ;-) ... es alucinante lo expuestos que estamos al mundo gracias a/por culpa de Internet ... miedo da.

Jejejejeje....sí, qué hijo de puta.

Jejejeje, qué bueno!!

Ojalá mi amiga hubiese podido hacer lo mismo con el que le montó la estructura de un armario empotrado hace dos años y aún no ha conseguido que le lleve ni le coloque las puertas; sí, también pagó por adelantado en base a rebaja.

Qué desprotegidos estamos...

Anda que tú también darle a firmar para que te devuelva el dinero y no ponerle una cláusula que te permitiera darle un par de hostias, de ésas de sin rencoress..
Aún así, te veo futuro como extorsionador.

Me alegro de que acabaran assí las cosass..¡y que no vuelva a pasar!

Uau...
Dedícate a ser detective privado YA.
Muy buena sí señor...

Y no nos piensas pasar el blog del tipo en cuestión??? Jajaja, carne de intereconomía, fijo!

Madre mia, tiene toda la pinta de un guión de peliculas de estafas, ladrones y justicieros!.

Amos amos ni Shelock Holmes :P

Joder, .undermind, que par de cojones que le habeis echado todos! y la suerte que has tenido encontrando tantas cosas gracias a internet y demás!... Brutal, en serio, si llego a leer esto hace un par de años... creo que mi casa estaría acabada y mi familia no estaría endeudada... un poco tarde ya, pero espero que no vuelva a pasar a

o.O'

Joder, a mi un conocido (y con esto digo que había confianza) me estafó con una obra pero la diferencia es que yo no supe encontrar a nadie que me ayudara y me tuve que tragar toda la mierda. Y fue mogollón de mierda. Sé que las tácticas mafiosas funcionan pero hay que saber hacerlo y yo ni idea. Hace ya un par de años ya y no sé como reaccionaría si me lo encuentro por la calle. Arghhhhh

Publicar un comentario

Los comentarios están cerrados.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts with Thumbnails