Caricias siempre, criticas solo a veces

Envuelto en papel higiénico y dejado en: , , , ,

Aquí huele a: 

Cuando alguien escribe en un blog sus cosas personales se expone a que cualquiera haga una interpretación libre de lo que escribe. Es inevitable sentirnos identificados con las cosas que otro cuenta y la posibilidad del anonimato nos envalentona para decir lo que nos pase por la cabeza. Es evidente que vamos a cometer un montón de errores porque no conocemos a la persona en cuestión y, aun conociendola, cometemos esos mismo errores.

¿Quién no le ha aconsejado a otro que haga esto o lo otro en función de lo que nos cuenta cara a cara pero sin tener todos los datos? Cuando te identificas con algo positivo no hay ningún problema, porque a nadie le amarga que le den la razón, pero cuando recibimos una crítica, en seguida nos sentimos molestos. Nos sentimos juzgados y acusados con el dedo y nos atrevemos a decir que no tiene ni puta idea de lo que está hablando, por supuesto, sin tener todos los datos. Más de lo mismo.

En la blogosfera esto se acentúa mucho más, ya que no existen consecuencias visibles. Si un desconocido, porque por mucho que nos empeñemos somos un grupo de desconocidos, te dice que eres un tonto del culo por haber hecho esto o lo otro, por mucho que te ofendas, su vida (y la tuya) va a seguir tal y como la vivía hasta este momento, así que no tiene inconveniente en mostrar todo tu veneno. Y al revés ocurre lo mismo, si le gusta lo que dices, es capaz de ponerse a llorar con tu historia y llenarte de halagos. Por eso no me gusta empatizar demasiado ni con mis comentaristas ni con los bloggers que sigo.

¿Por qué no somos capaces de aceptar los comentarios como lo que son? ¿Por qué nunca le decimos a una persona que no tiene ni puta idea de lo que está hablando cuando llena 20 líneas alabando tus lindezas, pero en cambio somos capaces de mandarlo a la mierda con solo dos lineas de criticas? Pues porque nos falta humildad y nos sobra soberbia. Y sobretodo porque no somos conscientes del sitio donde estamos exponiendo nuestra vida.

La blogosfera tiene muchas cosas positivas y muchas negativas, sobretodo cuando explicamos algo que socialmente no está aceptado. Desde nuestro punto de vista de bloggers deberíamos aceptarlas como lo que son, comentarios de gente anónima, por mucho nombre extravagante que se hayan puesto. Por supuesto, el mismo derecho que tiene un comentarista de decir lo que le plazca, lo tiene un blogger para contestarle también lo que le plazca, pero intentar esperar comprensión de alguien a quien le importas bastante poco, es una tarea titánica.

Así pues, si tu blog es criticable, con derecho o no, acepta las cosas como vienen, discute lo que te de la gana, mándalo a tomar por el culo, borra sus comentarios, pero nunca te creas en el derecho de decirle a otra persona que se calle, porque tiene el mismo derecho que tu de expresarse en sus términos, basados en la estupidez o en la sabiduría, porque eso, sientiendolo mucho, es lo de menos.

¿De quién crees que es la culpa, del comentarista por no tener modales y decir lo que le venga en gana o del blogger por no saber aceptar las críticas y creer que sabe más que nadie? ¿Qué papel juega en la blogosfera la libertad de expresión?

Comentarios (20)

Pero Under hijo, igual que el comentarista debe aceptar de buen grado que lo manden a la mierda sin mayor problema. Quiero decir que la crítica es una vía de doble dirección, yo te critico y el bloguero me critica a mi por el comentario y santas pascuas. Lo que no puede ser es que ensalcemos la sinceridad de forma unidireccional, yo puedo decir lo que me place, pero me escuece que me respondan. Eso no es así. Quiero decir que aquí está bien la sinceridad siempre y cuando seamos capaces de aguantar la sinceridad del que nos va a contestar.

Bueno a ver este tema tiene miga, yo soy partidaria de ignorar por completo a los anónimos cabrones. A mi me entra últimamente una ( no sé porque, pero estoy convencida de que es una mujer ) que me pone a parir. Mira no te voy a engañar que al principio me jodia, coño! Y esta tía? A santo de qué viene a mi a decirme prepotente, soberbia y no se que lindezas mas??... pero al tercer comentario subnormal que me dejó, hablé conmigo misma y me dije a ver tía, a ti la gilipollas esta te aporta algo en tu vida? Te conoce? sabe como eres?, pues no.. entonces ya está, te haces impermeable y me resbala lo que me diga, es mas, hasta te digo que últimamente me descojono cada vez q me escribe algo. Porque a estas cosas lo mejor es no hacerle ni puto caso. Vamos que ni les contesto, no borro el comentario, lo dejo ahí, pa que lo lea todo el mundo. Eso es lo que quieren que respondas y se líe ahí la de dios es Cristo. Pues no hija no, te ignoro por completo que eso te jode mas, y además para mi eres insignificante. La indeferencia no veas tu lo mal que sienta.

Así que la culpa para mi gusto es del que comenta, porque te puede caer como el culo alguien que escribe, compartir o no lo que dice, pero de ahí a ponerte a decirle hasta del mal que tiene que morir, en un comentario, pues me parece patético, mas q nada porque ni el que escribe conoce al q comenta ni viceversa. En mí pueblo eso se llama saber estar y educación… y de eso gracias a Dios yo tengo mucho.

Para mi, todas esas personas que comentan amparándose en el anonimato, en que aquí no nos conocemos nadie, y suelta toda su inferioridad y su rabia a través de cuatro palabras ofensivas…. No merece ni siquiera que se las mencione,. Y tu con este post estas dándole párvulo….

Ea pues, me he enrrollao eh! Jajaja

Besetes.

Hoy estamos de acuerdo al menos en la primera parte de tu exposición. Sí, nos vamos a equivocar siempre que comentemos porque como bien dices, apenas conocemos a la persona que escribe, pero también nos equivocamos con las personas que conocemos de toda la vida. Nadie conoce a nadie porque todos escondemos cosas, ocultamos motivos, sentimientos, acciones u omisiones, nunca somos del todo sinceros y siempre contamos la historia según nuestra versión. Las críticas siempre son más difíciles de asimilar que los halagos pero hay gente que no critica y pasa directamente al insulto. La libertad tuya acaba donde empieza la mía, siempre, por eso estoy harta de decir que si algo no me gusta o no comento o con mucho respeto digo lo que pienso, aclarando que siempre es desde mi punto de vista porque cada uno vivimos las situaciones de una manera y es imposible ponerse en la piel del otro. La crítica siempre es la salida más fácil. Yo tengo comentaristas de todo tipo, los hay que siempre han sido respetuosos incluso estando en contra de algo que haya contado, los hay que sólo quieren tocar las narices y los hay que no tienen ni puta idea de lo que hablan pero aún así comentan.

Cómo bien dices, no tenemos derecho a decirle a nadie que se calle pero nadie tiene derecho a juzgar la vida de otro, supongo que esto es la pescadilla que se muerde la cola. Yo aconsejaría prudencia y sobre todo mucho sentido del humor, del que por desgracia, carece la blogosfera.

Un saludo,

Yo no hablaría de culpas, si no de aguante y de rostro.

Es libertad de expresión de los blogueros, que tenemos "reservado el derecho de admisión". Cada uno dice lo que quiere en su blog y, además, admite los comentarios que quiere (o deberíamos hacerlo, vaya). El resto... msnñmñ... quien quiera tener libertad de expresión, que escriba un blog.

Sin dramatismos, paso de aguantar según qué tonterías. Yo soy afortunada, las personas que comentáis lo que escribo sois muy educadas normalmente, pero ya he aprendido que no debe temblar el suprimir ante comentarios que no me apetece tener.

(¿Me he explicao fatal? Estoy entre reunión y reunión y no rijo)

Esta es tu casa, admite a quien quieras y manda a tomar por culo a quien no te guste.
Sinceridad??? paparruchas!!!!
Opiniones? las que te apetezcan.
Discusion? las que te aporten algo o en las que te guste tocar las narices.

Tanto vivir de cara a la galeria.

Y en lo que es de la blogesfera se queda en ella, no puedo estar de acuerdo. Todavia sigo arrastrando el recuerdo de alguien a quien ni vi.

La libertad es la esclavitud...
La guerra es la paz...
La ignorancia es la felicidad.

Jamás pensé que recibiría comentarios de mal gusto (de muuuy mal gusto) pero sí, como todo en esta vida, al final llega.

¿Qué hacer?
Pos como yo soy muy de refranes... "no hay mejor desprecio que no hacer aprecio".
Ni los borro ni ná, pero los ignoro.
Aunque por dentro y al principio de leerlos me ponga como dice Sandra.

Un saludo
Elly

A mí personalmente me daría vergüenza entrar en el blog de una persona a la que ni siquiera "conozco" (es decir, no hay seguimiento de blogs o intercambio normal de comentarios o algo así) para ponerle a parir.
Si el comentarista no intenta herir no habría discusiones, así que la culpa es del comentarista, por tocapelotas. He dicho.

Yo paso de hacer un testamento, que para eso ya se han escrito varios más arriba. Si un blog es público es porque quieres que te lean. Si habilitas comentarios, es porque quieres que te comenten. Pero si sólo quieres que te digan lo que quieres oír, cómprate un loro.

Yo creo que hay que aceptar todo, lo bueno y lo malo.
Cada uno al final recoge lo que siembra.

Lo que yo veo mucho por estos mundos de los blogs es que hay gente prepotente a la que le gusta crecerse ante determinados comentarios y utiliza luego su espacio para desacreditar a ciertas personas, juzgando, y muchas veces, en mi opinión, bastante equivocada. Eso sí, todo lo que diga es bien legítimo, pero no soporta que nadie luego le critique.
Yo opto por el derecho de réplica y si no te gusta, limita tu blog a la gente que te dice lindezas.

Me he explicado un poco mal, lo sé.

Desde que comencé en este mundillo bloguero y antes que estaba en una red social en donde escribía y mucho, siempre dije que ante todo la Libertad y el respeto, tanto para escribir como para comentar. Puedes estar de acuerdo o no con lo escrito por otros, y los que te comentan pueden estar o no de acuerdo contigo, así que si se escribe de algún tema que puede crear polémica, debes estar preparado para recibir comentarios adversos y discutir con respeto. Además está clarísimo que vemos y leemos lo que queremos ver y leer...la interpretación de lo escrito depende de cada uno...y alguno se sentirá más aludido que otro con lo escrito.
Nunca he recibido en mi blog comentarios hirientes o de mal gusto, quizás alguno un tanto "raro" diría, que contesté como se merecía, con respeto y santas pascuas...saluditos y me quedo por aquí.

De acuerdo contigo Under en prácticamente todo.

Supongo que se te ha ocurrido escribir esto debido a recientes acontecimientos sucedidos en un blog vecino, así que haciendo referencia a esto, yo opino que a veces es el propio autor del blog con su manera de hablar, con su prepotencia y sus contestaciones bordes muy a menudo a comentarios que no guardaban ninguna mala intención, quien provoca que lo/la juzguen, lo/la insulten (cosa que nunca debe ser justificado), lo/la critiquen y se genere un ambiente muy hostil en dicho blog. Como le dije a ella, leo varios blogs donde coinciden los mismos comentaristas y qué casualidad que sólo crean "problemas" en el suyo...

Además es sumamente patético e hipócrita que si tus posts hablan en el 90% de relaciones sentimentales o sexuales por ejemplo, llames marujos a tus lectores porque les interesa más eso que cuando de vez en cuando realizas un post considerado "culto" por ti...o no? qué pretendemos ahora? lavar nuestra imagen? lo dicho, patético me parece y así se lo dije a ella.

En general, todo el que escribe un blog abierto y permite comentarios se expone a críticas buenas y malas y debería aceptarlas todas y responder de modo correcto siempre que no se le falte el respeto ni se insulte a él o a cualquiera del resto de comentaristas. Y el que insulte o vaya a joder a caso hecho (que alguno hay) pues estamos en nuestro pleno derecho de borrarlos y no dejarlos entrar en nuestra "casa", sólo faltaba eso!.

Eah, es lo que pienso :)

Un besillo Under, te sigo!

¿Y por ese motivo no empatizas con los bloggers? Bah. Eso en mi tierra se llama miedo a que te pueda afectar lo que la gente opine de tí y eso es inseguridad chico duro.

En cuanto a las críticas, NO soy de las que piensan que mi blog es mi casa y que entra quien quiera. Mi blog está abierto y puede entrar y fisgonear hasta mi perro. Mi casa está bien cerradita y si entras sin permiso te denuncio.
Por tanto, si alguien se dedica a poner burradas no lo impediré. Obviamente no me gustará, pero intentaré razonar con esa persona en la medida de lo posible.

Yo no empatizo con los comentaristas por miedo a que me pueda afectar, sino porque esto no deja de tener una parte de irreal. Quiero decir, somos lo que escribimos, pero nunca del todo. Aquí puede caerme muy bien una persona y luego conocer una faceta de su vida real que cambie la opinión que tengo radicalmente, así que considero que hay que tener los pies en el suelo y aceptar a los comentaristas como lo que son, ideas más o menos fragmentadas de la personalidad de un desconocido.

En cierto modo es no querer que te afecte de alguna manera, pero no es miedo, más bien es racionalizar el sitio donde estamos. Para mi, y siento si alguien se siente ofendido/a, sois opiniones "no personas", puesto que no os conozco. (Obsérvese las comillas, que ya se que sois personas).

Saludos.

P.D: Mi dureza es mera apariencia. Desde siempre. ;P

Yo creo que cada uno va a decir siempre lo que le de la gana. A uno le pueden gustar más los comentarios alagadores que las críticas. Pero si, en tu blog público, alguien quiere criticarte, va a hacerlo te guste o no. Puedes moderar los comentarios, y no publicar los que no te salgan de las pelotas, pero eso no evita que los recibas y que los leas. Por lo tanto, creo que, sin entrar a valorar si está bien o está mal que los comentaristas de un blog hagan este o aquel comentario, creo que al dueño del blog esos comentarios deberían afectarle en su justa medida, es decir, nada. Como han dicho por ahi arriba, que alguien siga arrastrando el recuerdo, intuyo que negativo, de alguien a quien no llegó a conocer, me resulta un tanto surrealista.

Estoy de acuerdo con lo que dices. No todos somos como aquí nos mostramos. Empezando por mí misma. Puedo hablar de amor, o de felicidad... pero no estoy en ese estado de "embriaguez" las 24 horas del día. Tengo problemas como todos, o incluso algunos que el resto no tiene. No me muestro como soy. El blog es mi lado frívolo y me gusta que lo sea.
Yo tuve un par de comments anónimos y no les hice ni caso, eso sí, como criticaron también a los lectores, les he "prohibido" la entrada y punto.

Cuando comencé a escribir un blog, entre otras cosas fué,porque lei una historia en un foro, en la que me sentía bastante identificada, y consideré que mi experiencia en ese tema,podría ayudar a aquella chica..., al igual que en la vida real, me gusta que mis comentarios,o críticas sean constructivos,... y al igual que actúo yo con los demás me gusta que actuen conmigo. ¿que no siempre es posible? claro que no, no somos todos iguales... ¿la culpa? no sé, ni me importa, pero lo que si está claro, es que si expongo mi vida ante los demás, que si tengo comentarios libres... todos pueden dar su opinión, sea igual o contraria a la mía, y en el momento en el que no le interese al que escribe ( a mi, si es el caso)pues ya sabe lo que tiene que hacer, prohibir los comentarios, privatizar el blog, o simplemente cerrarlo , y guardarse aquello que considere demasiado intimo , para sí mismo.

Pues claro que no somos como aquí nos mostramos, y por ello entre nosotros no somos amigos. Pero, ¡ojo! después de leer a alguien durante mucho tiempo y conocer sus opiniones, puede llegar a darse el caso de que quieres conocerle más. Y cómo tú dices si hay algo que ves y no te gusta adiós muy buenas. Yo no lo veo una idea descabellada. Cosas más raras se han visto...

Entiendo tu forma de ver esto como algo "irreal", pero no lo comparto. Para mí las opiniones de cada uno sí me pueden decir más o menos algo de esa persona. Y como digo en mi último post, sí me planteo las vidas de los bloggers.

Un beso.

Pues este tema es bastante complicado... creo que siempre que se exprese uno con educación y respeto, si se habilitan los comentarios se ha de ser lo suficientemente fuerte para aceptarlos, tanto las palmaditas en el hombro como las críticas.
Otra cosa es que sea fácil aceptarlos o que un@ sea lo suficientemente fuerte para controlar lo que te lleguen a afectar esas opiniones ajenas.
También las circunstancias personales pueden hacer que en diferentes momentos se sea más o menos tolerante a la crítica.
Sea como sea... lamento no leerte por allá.

Estoy con Blindy, yo no suelo criticar así porque sí, porque tampoco lo hago en mi vida real y me parece absurdo que por ser esto anónimo lo haga. Creo que es cierto que no deberíamos dejar que nos afecten las críticas que se nos hacen por aquí. Y la libertad del bloguero está por supuesto, en borrar esos comentarios. Besos

Publicar un comentario

Los comentarios están cerrados.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts with Thumbnails